From the dust

No tenía ganas de nada, estaba deprimido, bajoneado, no sabía porqué y me decía a mi mismo: "No podis estar siendo tan emo, aweonao", agarré la billetera, mis llaves, un par lucas que mi abuelo había olvidado en la cocina, cigarros, encendedor, celular y me fui, no sabía a donde pero tomé la primera y creo última micro que pasaba camino a Valparaíso, eran ya casi las 11:00 PM y creo que fue una coincidencia encontrar micro a esa hora.

Me senté al final de la micro, hubiera ido solo sí no era por un viejo barbón con pinta de vago y una señora de unos 5x años sobre maquillada, me pareció bastante raro ya que era sábado y la micro iba vacía, todo el mundo va a Valparaíso los sábados, el antro de la bohemía, el alcohol, las mujeres, la cumbia y la buena vida, pasando por una vidriería en quilpué, la micro paró para que se subiera una mina, ahí ví a Rayen subirse y como me vió sentado atrás caché que se me estaba acercando, la Rayen en sí está bien rica, más aun con unos cuantos copetes encima, la recuerdo porque cuando iba al colegio siempre la veía en el patio con la hermana de un compañero de curso y aunque es más chica que yo, ya tiene 18 y alguna que otra vez nos encontramos en tomateras de mi curso en esos días...

-Hola pietro, ¿Está ocupado acá?
-Jaja, no sientate no más.
-Ahhh, que manera de caminar hoy, ¿Como haz estado, weón?, tanto tiempo sin saber de ti.
-Sí, he estado como desaparecido estos últimos meses.
-¿Y anday solo weón? ¿Para donde vas?
-Sí, es que Germán salió con la polola y el Acuña anda en un casamiento...Y yo, yo estaba pensando en ir a tomar algo a Valpo...
-Ahh, yo ahora me voy a juntar con una amiga allá, pero esta weona no me contesta.

Ya me empezaba a hacer efecto el porro que me había fumado en la casa y cada vez escuchaba menos a Rayén que seguía hablando sobre que iba a hacer sola allá cuando llegase y su amiga no le contestara, sentía las piernas pesadas y un vacío en el estómago, como sí me fuera a dar la pálida, pero traté de convencerme de que no me iba a dar, que al menos podía llegar a Valpo y sentarme en algún bar, pedir una cerveza y quedarme ahí un par de horas.

Me paré como pude y traté de abrir la ventana del techo de la micro para que entrara aire pero no pude, no tenía fuerza en los brazos, me hice el weón para que Rayén no sospechara nada y traté de abrir una de al lado de donde estaba sentado, esa sí se abrió.

-¿Te pasa algo, Pietro? Te ves como pálido.
-No, no es nada, es que me mareo fácil en las micros. (Mentí)
-Ah pero ven, apoyate acá.

La Rayen me tomó la cabeza y sentí que se me revolvía el cerebro adentro, pero me apoyó en uno de sus pechos creo que casi intencionalmente y me empezó a hacer cariño en la cabeza, creo que me dormí porque cuando tomé conciencia estaba apoyado en sus piernas y ya estabamos cerca del bar "El huevo" que era mi lugar de ubicación en Valparaíso, Rayen tenía su celular en la oreja y tenía cara de preocupada, supongo que era porque aun no le contestaba su amiga, me senté bien porque sentía que me caía del asiento y me tenía que bajar.

-Ya, acá me bajo- dije, -¿En serio? Yo también, vamos-

Hice parar la micro y me dí cuenta que ya me sentía un poco mejor, aun volado pero mejor...

3 Response to From the dust

  1. Rocks says:

    buena la vola pero no me convence el nombre Pietro weon, le quita caleta de fluidez y credibilidad a la historia.
    y acuña suena a rati.
    mejor que el personaje se llame Magneto

  2. Y magneto se llamará.

  3. Karen. says:

    Buena wn, se ntoa que te influenció harto Alberto Fuguet. Creo que ahora tendré otro sitio en el cual pasar el tiempo, además de Porlaputa. My congratulations.

Publicar un comentario

Comparte!